LENTES SEMIRRÍGIDAS

También llamadas “permeables al gas” (por la cantidad de O2 que pasa a través de ellas para nutrir la córnea). Sus antecesoras las “lentes RÍGIDAS” fueron las primeras lentes modernas que se adaptaron con éxito en un amplio rango de población. Las actuales semirrígidas están fabricadas con materiales muy parecidos (polimetil metacrilato) pero más confortables.

Se usan para corregir defectos visuales altos ya que, en algunos casos, proporcionan una calidad visual mayor. Aunque el ser menos cómodas que las lentes blandas las hace ser menos populares.

Está más que probada su eficacia en la contención de la evolución de la miopía. Se adaptan en miopes jóvenes, niños la mayoría, cuyo defecto refractivo aumenta rápidamente.

También se usan en personas con QUERATOCONO (adelgazamiento anormal y descontrolado de la cornea, cuya deformación provoca una gran pérdida de agudeza visual). Las lentes semirrígidas mejoran la visión y frenan, en la medida de lo posible, dicha deformación.

LENTES BLANDAS

Se dividen en dos grandes grupos: Anuales y Desechables

L.C. Anuales

Su nombre hace referencia a su tiempo de vida. Cada vez se adaptan menos ya que su mantenimiento es costoso y, en caso de usuarios jóvenes, hay que renovarlas por cambio de graduación antes del año.

L.C. Desechables

Fabricadas con diferentes tipos de hidrogeles (siliconas etc…) son capaces de corregir todo tipo de defectos visuales aunque sean muy altos, incluso la presbicia ya que hay lentes multifocales (progresivas) que corrigen la mala visión de cerca. Se dividen en varios grupos dependiendo de su uso.

L.C. Mensuales

Son las más adaptadas. Además de estar diseñadas para corregir cualquier defecto visual, también se adaptan a cualquier tipo de ojo. Existen lentes mensuales especiales para ojos sensibles y secos, para astigmatismos, miopías, hipermetropías y presbicia.

Como su nombre indica cada lente tiene un mes de vida (desde el momento en que se abre el blíster que la contiene). Se venden en “Packs” para 3 o 6 meses. Durante ese mes deben conservarse en el estuche y con los líquidos de limpieza y mantenimiento adecuados.

L.C. Diarias

Tienen una vida máxima de 24 horas una vez que se abre el blíster que las contiene. Normalmente se hace un uso puntual de ellas por ejemplo, para hacer deporte, o para momentos de ocio (fines de semana). No necesitan mantenimiento ya que se desechan una vez usadas. Se venden en Packs de 30 unidades.
Existen también lentes de uso quincenal y trimestral, pero su adaptación es menos habitual.