¿Qué es un ojo “vago”?

Por “ojo vago” se entiende normalmente que un ojo no tiene el mismo rendimiento visual que el otro. En clinica, sin embargo, el término “ojo vago” se sustituye por el de ambliopía y se define como una disminución de la agudeza visual (AV) de un ojo, o de los dos, sin una causa evidente. Su presencia dentro de los trastornos visuales oscila entre un 1 y un 4%.

Causas

Estrabismo por falta de uso del ojo desviado.
Anisometropía por diferencia de corrección de un ojo respecto al otro.
Rivalidad en la dominancia de un ojo sobre el otro.
Causas desconocidas.

Clases

Ambliopía funcional, cuando no existe causa orgánica que impida la visión normal del ojo.

Ambliopía estrábica, como consecuencia de la supresión del ojo desviado para evitar la visión doble (diplopia).

Ambliopía orgánica, cuando la AV normal la impide cualquier tipo de anomalía en las distintas partes que componen el ojo.

Refractiva, por el no uso de la correspondiente corrección óptica en el ojo afectado.

Psíquica, de aparición después de un tratamiento psíquico. Es una forma especial de ambliopía, ciertamente muy rara y de diagnostico y tratamiento complejos.

Síntomas

Cuando la ambliopía no va acompañada de signos evidentes, como el estrabismo, se puede manifestar como cualquier otra anomalía visual.Es decir, por:
• Bajo rendimiento escolar
• Falta de coordinación ojo-mano
• Fatiga visual y visión borrosa de cerca
• Salirse de los espacios al colorear un dibujo
• Déficit de comprensión lectora, etc.

Tratamiento

Corrección optometrita de la ametropía (defecto visual) que la produce. Ejercicios de rehabilitación, si fueran necesarios, incluyendo la oclusión del ojo no afectado

Efectos de la ambliopía

Una ambliopía no tratada a tiempo supone malograr la visión binocular; es decir, la visión en tres dimensiones. Y, a su vez, esto deriva en tener dificultad en el cálculo de las distancias, fatiga ocular, visión monocular, poca destreza manual, e influye poderosamente en el fracaso escolar.

Prevención

Prevenir la ambliopía es prácticamente imposible, por su propia naturaleza. Sin embargo, si se pueden combatir con gran éxito sus efectos por medio de los exámenes periódicos en edad infantil. Téngase en cuenta que a los 6 años de edad el niño ha desarrollado su visión, de una forma u otra. Si la ambliopía no se detecta antes de esa edad el pronóstico es menos favorable.

En MARPE OPTICOS estamos a su disposición para efectuar un seguimiento completo de la visión infantil. Es nuestro compromiso. No dude en consultarnos.